Clientes Satisfechos, Fidelidad Garantizada…. O casi.

Ahora que tanto buscamos que nos garanticen el éxito en todo lo que hagamos, ¿qué acciones ponemos en marcha para asegurar la continuidad de nuestras empresas?

En este artículo me voy a  centrar en averiguar si el cliente está satisfecho. Nada más… y nada menos…

Preguntas base:

Satisfecho

¿de qué? ¿con qué? ¿con quién? ¿desde cuándo?

Y ¿hasta cuándo?

Responder a estas preguntas es el comienzo de “conocer” para “gestionar” esa satisfacción, y por tanto empezaremos A FIDELIZAR a nuestros clientes.

¿De qué?

  • De un producto vendido
  • De un servicio efectuado
  • De un precio concedido
  • De una entrega realizada
  • De la información facilitada
  • De una queja resuelta
  • De una consulta post-venta

¿Con qué?

  • Con mis productos /servicios
  • Con las muestras
  • Con la entrega
  • Con la promoción negociada
  • Con la garantía post-venta
  • Con la instalación
  • Con las instrucciones de uso
  • Con la facturación y cobro

¿Con quién?

  • Con el departamento de atención al cliente
  • Con el vendedor
  • Con el distribuidor / almacenista
  • Con el transportista
  • Con la dirección
  • Con el departamento de administración
  • Con el departamento técnico
  • Con el fabricante

¿Desde cuándo?

  • Contacto inicial
  • Visita personal
  • Primera compra
  • Compras sucesivas
  • Recepción mercancía
  • Pagos efectuados
  • Uso del producto adquirido
  • Solicitud de información adicional
  • Resolución de conflictos

¿Y hasta cuándo?

No pensemos que la satisfacción es para siempre, sin hacer nada por mantenerla, por incrementarla. La relación cliente-empresa hay que cuidarla cada día.

Propongo algo tan sencillo como PREGUNTAR  y  ESCUCHAR  ACTIVAMENTE  a nuestros clientes para  CONOCERLOS  y MANTENERLOS.

La mejor forma a mi entender: la encuesta de satisfacción al interlocutor válido en cada caso (dependerá del tema a tratar: ver preguntas anteriores)

  • Puede ser on-line, basada en un formato simple y rápido, enviada por e-mail al cliente, a partir del cual éste decide cuando contestarla. Además, puede interrumpirla y continuarla más adelante.
  • En formato Word adjuntado a un e-mail, con las mismas características que la anterior.
  • Por teléfono: educada, breve y concisa

Con esta acción siempre estamos comunicando de forma implícita que lo que piense el cliente, y nos diga, nos interesa muchísimo. Que mejoramos gracias a él, y eso es fundamental para nuestro trabajo. Que estamos ahí para lo que necesite, “a las verdes y a las maduras”. Y además averiguaremos por qué nos compra… o no nos compra. Qué interesante, ¿verdad?

Recordemos que un cliente Satisfecho es porque sus expectativas para con nosotros como empresa proveedora se han cumplido.

Y un cliente Fidelizado es porque, además, esas expectativas se superan cada día.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en atención al ciente, Comercial, política de empresa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s