Direcciones estratégicas ¿cortoplacistas?

Al acabar este año 2010 me pregunto si las empresas españolas han cambiado su forma de operar estratégicamente. Si han pasado de la visión cortoplacista que se dio en épocas de bonanza (donde se perpetuaba la entrada de dinero sin tal vez mucho esfuerzo) a una visión más allá del “hoy”.

Leo un sinfín de artículos de expertos estrategas, reputados entendidos en la materia, y por sus opiniones no parece que se haya cambiado nada… Rectifico, lo que aprecian es  una vuelta más de tuerca en la instalación del cortoplacismo en las empresas. Ya se sabe, en épocas de crisis, lo que importa es sobrevivir “hoy”.

Si he de valorar la situación en mi entorno profesional directo e indirecto, he de reconocer que veo (salvo honrosas, y escasas, excepciones de gente joven, muy válida y en sus primeros años como empresarios) la

búsqueda de la inmediatez de resultados en todas las decisiones de empresa. No me atrevo a denominarlas decisiones estratégicas.

¿En que escuela de negocios se aprende que para llevar una empresa nos hemos de fijar solo en resultados a Corto plazo? Entonces ¿por qué lo hacemos? Si no sabemos, ¿nos fiamos de nuestros colaboradores expertos para que nos echen un cable en la dirección de nuestra empresa?

¿De verdad pensamos que ante un entorno cambiante, lleno de competidores que corren a más velocidad y con más arte, el tan solo correr nos llevará a la meta a tiempo y en mejores condiciones? Claro que para algunos la meta únicamente es  “el partido de hoy, sin entrenamientos previos, y sin cuidar que lleguemos a más partidos”…

Ahora lo entiendo, el montar una empresa es solo para sobrevivir en este mismo momento, sin pensar en el mañana. Vuelvo al “pan para hoy, hambre/ pan para mañana”, del que ya hablé en un anterior post.

En épocas difíciles y tan convulsas como las que vivimos ahora creo firmemente en la toma de decisiones estratégicas más allá del corto plazo. Es evidente que la rapidez debe existir. Pero eso también significa que el directivo debe entrenarse en saber lo que le conviene a su empresa, para que sea sostenible en el tiempo y siempre orientada al mercado, de forma que pueda decidir casi inmediatamente a la necesidad de hacerlo.

GUÍA PARA EVITAR EL CORTOPLACISMO

  • Analizar si mis decisiones son puramente para sobrevivir hoy, o sí piensan en el mañana
  • Hacer un ejercicio de reflexión creativa, imaginativa, de qué haría si estuviéramos en un entorno más seguro, menos acuciante con el dinero, sin dejar de ser cautos, claro está (aquí utilizaría yo el pensamiento lateral además del lógico)
  • Calibrar todas las posibilidades encontradas, añadiendo el factor inversión/gasto
  • Buscar aquella variable que me diferencia en algo que no sea el precio (a no ser que éste sea la ventaja competitiva real de mi producto/servicio). Y preguntarme:
    • ¿Es esta diferencia sostenible en el tiempo?
    • ¿Genera valor a mis clientes? (es evidente que he de conocer cuales son mis clientes)
    • ¿Es rentable para mi empresa a medio/largo plazo? (aquí hemos de ser consciente de cual es este medio/largo plazo en mi mercado)
  • Buscar financiación donde sea: grupos de inversores, préstamos ICO, subvenciones de las autonomías: indaguemos, que haberlas, las hay…
  • Si no encontramos más recursos: ponemos un tope realista, de riesgo controlado. Los recursos son de diversa índole:
    • Alianzas
    • Dinero
    • Expertos
    • Tiempo
  • Visualicemos el mañana, con los resultados posibles y positivos, consecuencia de las decisiones estratégicas que se derivan de todo este planteamiento
    • ¿Me gusta lo que veo?
    • ¿Creo en ello?…
      • PUES A POR ELLO

El valor de una empresa, el de sus marcas, su reputación, la confianza que depositan nuestros clientes y proveedores…. Todos son términos que no funcionan a corto plazo exclusivamente, y menos cuando empezamos algo nuevo, o cambiamos para mejorar.

Seamos valientes y echemos andar mirando más allá de nuestros pasos inmediatos, aunque lo que veamos sean pendientes, rutas estrechas y serpenteantes, piedras y barro, flechas que cruzan el camino y forajidos del desierto.  La recompensa, si lo hacemos bien, es real.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en creatividad, estrategias sostenibles, general, política de empresa y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Direcciones estratégicas ¿cortoplacistas?

  1. Josep Térmens Viñas dijo:

    Hola Elia.
    Gracias por el artículo. Veo que mis problemas son muy comunes. Quiero ir deprisa ( resultados ya!) y ello no es factible. El esfuerzo y la paciencia van de la mano, por muy mal que esté mi sector ( la abogacía).

    Un saludi.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s