LA PÉRDIDA DE LA CERTIDUMBRE

De la mano del Institut Ideia, con Miriam Subirana, he podido escuchar a Joan A. Melé, Presidente de la Fundación Dinero y Conciencia, sobre la pérdida de la certidumbre. Autor del libro “Seres humanos o Marionetas”, más de 250 personas en presencia virtual pudimos seguir unas reflexiones que, al menos a mí, me dejaron muy impresionada, por no decir catatónica…

Transcribo aquí mis apuntes.

 

LA PÉRDIDA DE LA CERTIDUMBRE, 27 de mayo de 2020

Los Humanos, a lo largo de nuestra existencia hemos ido perdiendo de vista la verdadera realidad, ya no la vemos en su totalidad como lo hacían nuestros ancestros. Por tanto, tomamos decisiones parciales. Somos muy inteligentes, pero nuestra inteligencia está desconectada de la Tierra, del Cosmos. Nos hemos vuelto ignorantes y arrogantes.

La palabra ha perdido su fuerza, la capacidad de transmitir la realidad.

Joan Melé da un repaso a los conceptos de mito, leyendas y cuentos, señalando que no son temas inconsistentes con  la realidad, sino representaciones creativas de la misma.

MITO = una narración en forma de imágenes de una realidad que se está viendo.mito-leyenda-cuento-1-638

LEYENDAS = narraciones con formas figurativas.

CUENTOS = una tradición oral, relatos que se contaba la gente adulta y a los que cada uno les ponía esa riqueza creativa con sus propias imágenes. Los hermanos Grimm vieron que se estaban perdiendo y escribieron sus famosos cuentos, por ejemplo.

El inicio del proceso de desconexión espiritual de los humanos llevó a la aparición de los chamanes, también llamados los abuelos, que podían seguir conectados con la otra realidad. En Europa eran los Centros de Misterios, lugares donde las personas que querían recuperar el conocimiento de lo espiritual pasaban las pruebas pertinentes para entrar en ellos; con aprendizaje volvían a conectar con aquella otra realidad, podían así ver la vida espiritual: eran los iniciados.

Surgen en todo el mundo las RE-LIGIONES (de ”Re-ligar”) para preservar la capacidad de conectar. Pero estas se van perdiendo y surgen los DOGMAS, una fe heredada  que no sirve: empieza la pérdida de la certidumbre, porque empieza a perderse el propósito y la capacidad de percibir la espiritualidad. Se empieza con desarrollar la capacidad de PENSAR: el ser humano la necesita para conectar con esa realidad que no puede entender. Así nace la FILOSOFÍA.

Llega el Renacimiento y el ser humano se siente un YO, es consciente. Con él perdimos nuestro espíritu (dejamos de sentir y creer en el inconsciente colectivo).

Nace después la Ciencia, con ella queremos entender el mundo a partir de lo material. Aquí empieza la gran herida del mundo. La ciencia creyó explicarlo todo a partir de la materia. Pero no puede explicar lo espiritual. Con la Ciencia perdimos nuestra alma.

Los seres humanos hacemos poesía, pintura, música,…, porque no sólo la vida es una lucha, no sólo es supervivencia.

Al perder el sentido de la vida, perdemos el conocimiento que me da LIBERTAD.

La ciencia no puede explicar el sentido de la vida.

Gödel y Einstein

Como se vio en el siglo XX, con A. Einstein y la Tª de la Relatividad (Espacio, Tiempo); con Max Plank con la Tª Cuántica; con Kurt Gödel, muy conocido, en los círculos académicos por haber “sacudido los fundamentos de nuestra entendimiento (…) de la mente humana“, según declaró la Universidad de Princeton al otorgarle un doctorado honorario; y ha sido a menudo descrito como el más grande filósofo lógico desde Aristóteles. Gödel puso punto final a la certidumbre de los principios matemáticos con su teorema sobre que estos se sustentan en unas proposiciones que no se pueden demostrar si son ciertas o no (Ojo, que hasta entonces se pensaba que las matemáticas eran unas “ciencias exactas”).

En 1914 estalla la 1ª Guerra Mundial, aquella que todo el mundo había negado que pudiese ocurrir. Fue un cambio para siempre. Se perdió para siempre la certidumbre.

El ser humano con el pensar (también con las matemáticas) DESCUBRE, pero ha seguido desconectado del origen, de la otra REALIDAD  ESPIRITUAL. Nuestra esencia íntima no es física. Somos Cuerpo, Alma y E spíritu.

Espíritu-Alma-y-Cuerpo

Comencemos el camino del autoconocimiento. Busquemos nuestra esencia espiritual. Conectemos con el espíritu de cada ser vivo en la Tierra.

Hay que unir

  • CIENCIA
  • ARTE
  • RELIGIÓN

El ser humano, es CUERPO / ALMA / ESPÍRITU. (Un Ser a imagen y semejanza de Dios).

Podemos llegar a ser libres, capaces de amar (en todos los ámbitos de la vida-universalmente). Somos creadores, no sólo en tecnología, también en arte.

Un gran desafío: crear un nuevo arte.

EL ARTE SOCIAL: aprender a relacionarnos en todos los ámbitos con capacidad creativa.

Somos creadores: no tenemos que adaptarnos a lo que no nos deja vivir dignamente.

El pensar nos permite buscar la verdad, no tenemos que creer y ya está.  Es importante ampliar la visión de la realidad, sin separarnos de lo que ya tenemos, la ciencia.

Ojo: ya están aquí, nos quieren sustituir… ¿Por qué hay gente que tiene tanto interés en que nos sustituyan? Reuniones virtuales, teletrabajo, escuela virtual, realidad virtual: todo es “subhumano”.  Quieren que perdamos nuestro CUERPO (y ya no tendremos ni cuerpo, ni alma, ni espíritu).

(NOTA: ESTO ME DEJÓ MUUUY IMPACTADA…, )

Entre la TRINIDAD y el SER HUMANO se dice que hay 9 niveles de CONCIENCIA. ¿Dónde está cada uno de nosotros?

Hay Seres que nos han dado sus dones para llegar a conseguir LIBERTAD / AMOR/ CREATIVIDAD.

Y hoy en día hay otros Seres, las entidades opositoras del MAL que trabajan con la MENTIRA/ EL PODER/ EL MIEDO como contrafuerzas que actúan en el mundo (y están muy contentos de que pensemos que el diablo no existe…).

Necesitamos empoderarnos. Así, me observo desde fuera: si he actuado basándome en mentiras o con autenticidad; si he utilizado mi poder para someter, o he trabajado la colaboración y la cooperación;  si me he dejado guiar por el miedo o por el coraje. No podemos ser equidistantes.

(Aquí yo me apunto que debo observar también a los otros en estos temas, con pensamiento crítico).

Joan Melé, asesor de Banca Ética finalmente nos habló de la relación con el dinero, y nos animó a dejar de actuar con el dinero con egoísmo. Si somos capaces de dar y compartir, pensemos en los demás, también cuando compramos.

Publicado en creatividad, personas | Deja un comentario

Liderazgo en la nueva cultura empresarial postcovid

De la mano de La Fundación Internacional ORP y la Cámara de Comercio de Tarragona y Salut i Treball, el presidente de MIESES Global | Excelencia – Salud Empresarial y Sostenibilidad, sr. Bestraten Manuel he asistido a la charla “Liderando en el postcovid”. A continuación os dejo una reseña de su exposición “Liderando en la nueva cultura empresarial postcovid”, donde se hace patente que también los líderes deben ser personas que se relacionen de una manera más humana, más Ubuntu.

Charla de Manel Bestraten sobre Liderazgo en la nueva cultura empresarial postcovid

Las empresas ancladas en el pasado, con estructures jerarquizadas, no sirven para hoy.

·        Necesitamos una nueva cultura empresarial WhatsApp Image 2020-05-26 at 10.12.26ret

·        Dar autonomía de gestión (a los trabajadores competentes)

·        Tenemos  demasiados directivos

LIDERAZGO

Los líderes en general aprenden a serlo. Son empáticos (no simpáticos y agradables), porque si no lo son, no pueden ser líderes.

Los ególatras también son nefastos; además se rodean de aduladores.

·        INFLUIR (no mandar)

·        INSPIRAR: para que las personas encuentren su propia voz, en beneficio de todas.

·        No hay liderazgo sin PARTICIPACIÓN: Como dice la OIT, los trabajadores deben co-decidir; deben ser consultados y su opinión debe ser tenida en cuenta. Participar para cambiar las cosas, para contribuir a ese cambio.

ESTRATEGIAS

Las de arriba abajo no sirven ya.

·        Motivación

·        Aprendizaje

·        Compartir

1.     Reducir costes de ineficiencias

2.     Innovación radical y disruptiva (PENSAMIENTO LATERAL, GAMIFICACIÓN)

3.     Integrar la Salud laboral y la Sostenibilidad en este proceso innovador.

De esta forma pondremos en marcha nuevas maneras de trabajar.

El liderazgo que queremos no es de visionarios. Necesitamos líderes que actúen banjo otra perspectiva, enfocando en la salud y la prevención. Todos podemos ser agentes del cambio.

Debemos generar un proceso de cambio en este momento de urgencia, con valores y sin descuidar el diagnóstico de la cultura empresarial:

·        Esquema 4 P’s de Mieses Global gratuito para todas las empresas

·        Modelo 5 Z para empresas más grandes

Un mensaje extraído del libro de James Collins “La empresas que perduran”: las empresas que redujeron costes en personal no sobrevivieron ninguna. Y de su libro Good to great: de 1400 empresas analizadas dijo que los líderes son humildes, sencillos, esenciales, comparten sentimientos también. Además, si no hay ambición en construir una empresa, iremos mal.

Por tanto los líderes deben tener Humildad, sencillez y ambición por mejorar.

Es la hora de implicarse, de compartir, de dar lo mejor de cada uno y no mirarse tanto el ombligo.

#liderazgo #relaciones #persona #relacionsubuntu

Publicado en equipos de trabajo, liderazgo empresarial, política de empresa, Relacions Ubuntu | Deja un comentario

Relacions interpersonals en l’era del post-confinament

Jfilosofía ancestral africanauliol de 2014, primer dia d’aventura per Namíbia, dues amigues viatgem en 4 x 4, al nostre aire. Rumb al sud, circulo per l’esquerra, seguim indicacions escrites de l’agència per a sortir de la capital, Windhoek; difícil combinar tant de caos: el circulatori, el de conduir a l’inrevés, el de l’anglès, el de la lectura de mapes irreals… Ens perdem irremeiablement: estem en el nord? Ens hem sortit de la carretera principal, conduïm per un poblat enorme, muntanyes de cases de uralita, molta gent; continuo conduint, veiem un accident de cotxe i sembla que hi ha un policia de trànsit. Ens aturem a 100 metres. Sortim les dues del cotxe, anem cap a ell. Preguntem i ens indica: reculeu i agafeu aquesta avinguda principal, porta al centre de la ciutat. De tornada al cotxe, veiem moltíssima gent envoltant-lo; una adolescent se’ns creua corrent i ens crida al seu pas alguna cosa que a penes entenc, encara que en un segon el processo i comprenc:…broken your window…

Estàvem en Katutura (“el lloc on no volem viure” en Herero), un barri de més d’un milió d’habitants sobrevivint en barraques, sense tot just treball, encara que net i ordenat; una marginalitat que envolta els supervivents de l’època de l’esclavisme de l’apartheid sud-africà que va acabar a principis dels 90, fa molt poquet… No estava en el nostre pla de viatge. Recomanen fer la visita amb agències especialitzades i en contacte amb els responsables civils de la població; és un entorn encara en construcció de relacions humanes sanes.

El contrast entre dues dones soles, de blanquíssima pell, i el grup d’homes que ens envoltava, negre fosc, era brutal i sens dubte podia semblar molt perillós. La finestra trencada del copilot i la reacció de les gents del lloc m’indicaven que aquell era un atac que no es podien permetre. Al costat de les cases, les dones intentaven ajudar amb escombres a netejar els vidres del seient. Al costat de la carretera estava jo intentant dialogar amb el més ancià, que assenyalava amb el braç a un grup que perseguia a dos nois pujol amunt: portaven la meva motxilla, la que vaig deixar oculta darrere del seient i que només contenia una càmera amb poques fotos. Els van enxampar. Em van portar la motxilla. Es va acostar el policia de trànsit d’abans, ens va indicar que esperéssim per a anar a comissaria, a uns 500 metres d’allí. Es va acostar més policia, va aparèixer una dona, l’única entre tots ells; vestida amb uniforme verd i barret imponent em va somriure i em vaig tranquil·litzar. La meva mirada i inclinació de cap en senyal d’agraïment cap a ella li va arribar i em va tornar a somriure… Que meravellós pot ser un somriure…

De seguida dos cotxes ens van donar instrucció d’encaixar el nostre entre ells i sortiríem d’allí. Us he dit que estàvem en el barri més conflictiu de Namíbia i un dels més perillosos de l’Àfrica subsahariana?

KATUTURA des de la comisariaArribàrem a un recinte barrat i vigilat, la comissaria. La dona uniformada de verd ens esperava dins, ja darrere del taulell enreixat. Mentre ella anava escrivint a mà i en anglès perfecte un informe, van arribar els dos pispes detinguts, van passar pel nostre costat, van entrar en el recinte tancat i per una porta central vaig suposar que els portaven als calabossos. La redacció de l’escrit transcorria amb lentitud i bona lletra, literalment. Parlem una mica, em va comentar que ella no patrullava pels carrers de Katutura, no ho feia cap dona. Van anar a buscar-la allí perquè, fent una excepció, vingués a acollir-nos. De seguida em vaig adonar: volien tranquil·litzar-nos amb la seva presència, i de debò que ho van aconseguir.

L’informe no era tal, sinó una denúncia: volia que la signés acusant els nois. Però jo no els havia vist en persona cometre el delicte i em negava a fer-lo. Ella tenia temps, insistia, amb suavitat i amb fermesa. M’ho va explicar i ho vaig entendre: necessitaven fer constar d’alguna manera el que havia passat per a poder actuar amb aquells nois. Com deia abans, la comunitat no s’ho podia permetre. Començaven a veure una nova llum, i aquests comportaments calia aïllar-los i corregir-los. Sobretot perquè el turisme s’estava convertint en una espècie de nova manera de generar treball i alegria en aquell entorn tan fràgil.

Consensuàrem i vaig signar un relat on donava a entendre amb paraules semblants a “sembla ser que”, i afegint que les gents del poble, a les quals vaig veure córrer darrere d’un parell de persones, em van retornar la motxilla sostreta. La dona-policia va quedar satisfeta. Vaig entendre que acabàvem d’integrar-nos en la seva col·lectivitat, almenys aquest dia i a aquesta hora, fent el que en el seu conjunt aquesta necessitava per a harmonitzar-se de nou. No oblidem que amb la nostra presència, òbviament sense voler-ho, va ocórrer un fet desestabilitzador.

Dues hores més tard ens van portar un altre 4×4 i seguim el nostre camí al desert més antic del món, el Namib.

Aquesta anècdota ens pot semblar un esdeveniment llunyà a nosaltres; ben al contrari, sabem que l’hem pogut viure situacions d’aquesta mena de naturalesa, alguns més que uns altres, en els nostres entorns laborals, familiars, socials, comunitaris.

Treballant com a directiva d’equips en l’empresa privada, des de les primeres setmanes en aquest tipus de responsabilitat ho vaig veure clar: l’equip ha de ser de confiança i tenir confiança en i entre els seus membres. En Katutura vaig reafirmar la filosofia de la vida en grup:

  • No importa el que tinguis, importa el que ets, la teva naturalesa humana.
  • La sensibilitat a viure el “nosaltres” la tenim de naixement. Som animals socials, tenim un cervell social que ens permet connectar instintivament amb els altres. Sigui com sigui la teva aparença física, el teu estatus econòmic, els teus bens materials, el teu origen, la teva cultura i la teva educació, el nosaltres existeix sempre en les relacions del “aquí i ara”.
  • En qualsevol circumstància, temps i lloc fem grup.
  • L’harmonia de la vida col·lectiva ha de ser preservada per tots els integrants: la responsabilitat neix en l’individu i després es fa una posada en comú.
  • El bategar comú d’un grup es nodreix del que uneix als seus individus.
  • La persona més escoltada d’entrada és el que té la veu de l’experiència.
  • La veu la donem als que, amb la seva experiència i autenticitat, demostren que procuren pel conjunt.
  • La nostra responsabilitat, començant per un mateix, és confiar en aquesta veu-líder, o no fer-ho, o no fer ni una cosa ni l’altra.
  • Tot acte genera conseqüències, per acció o omissió. La confiança, o desconfiança, es genera en cada actuació.
  • Comportaments distorsionadors de la pau en les relacions de la comunitat han de ser identificats, perseguits, aïllats de la resta del grup, corregits i, si és necessari, expulsats (un bon símil és comparar aquesta acció amb el que actualment estem fent amb el COVID19).

Sóc una enamorada de l’Àfrica subsahariana. En un dels meus viatges per la zona, una nit vaig dormir a la intempèrie en la qual diuen és l’àrea d’on va sortir l’Homo Sapiens, el nostre inici com a espècie humana: el Makgadikgadi, una regió avui àrida en Bostwana l’origen de la qual va ser un dels llacs més grans de l’Àfrica que es va assecar fa més de 200 mil anys.

Del sud del continent africà també prové la filosofia ancestral Ubuntu, impressionants reflexions socials que, al meu entendre, necessitem observar i integrar en les nostres relacions per a poder recuperar-nos i transformar-nos. Quantes coses provenen d’aquesta zona, veritat? Casualitat, causalitat?

El Ubuntu contempla a la Humanitat com un tot i està en l’extrem oposat de la filosofia de l’individualisme. Apel·la a la solidaritat del grup i, en aquest sentit, encaixa a la perfecció amb la conducta de molts pobles africans; el grup és on els seus individus es donen suport uns a altres per a sobreviure en entorns normalment hostils. Com va fer l’Homo Sapiens en els temps de mamuts i altres entorns agressius. Seguir leyendo

Publicado en personas, Relacions Ubuntu | Deja un comentario

Relaciones interpersonales en la era del post-confinamiento

filosofía ancestral africana

Julio de 2014, primer día de aventura por Namibia, viajamos dos amigas en 4 x 4, a nuestro aire. Rumbo al sur, circulo por la izquierda, seguimos indicaciones escritas de la agencia para salir de la capital, Windhoek; difícil combinar tanto caos: el circulatorio, el de conducir al revés, el del inglés, el de la lectura de mapas irreales… Nos perdemos irremediablemente: estamos ¿en el norte? Nos hemos salido de la carretera principal, conducimos por un poblado enorme, montañas de casas de uralita, mucha gente; sigo conduciendo, vemos un accidente de coche y parece que hay un policía de tráfico. Paro a 100 metros. Salimos las dos del coche, vamos hacia él. Preguntamos y nos indica: reculad y cogéis esta avenida principal, lleva al centro de la ciudad. De vuelta al coche, vemos muchísima gente rodeándolo; una adolecente se nos cruza corriendo y nos grita a su paso algo que apenas entiendo, aunque en un segundo lo proceso y comprendo:… broken your window…

Estábamos en Katutura (“el lugar donde no queremos vivir” en Herero), un barrio de más de un millón de habitantes sobreviviendo en chabolas, sin apenas trabajo, aunque limpio y ordenado; una marginalidad que envuelve a los supervivientes de la época del esclavismo del apartheid sudafricano que acabó a principios de los 90, hace apenas unos años… No estaba en nuestro plan de viaje. Recomiendan hacer la visita con agencias especializadas y en contacto con los responsables civiles de la población; es un entorno todavía en construcción de relaciones humanas sanas.

El contraste entre dos mujeres solas, de blanquísima piel, y el grupo de hombres que nos rodeaba, negro oscuro, era brutal y a todas luces podía parecer muy peligroso. La ventana rota del copiloto y la reacción de las gentes del lugar me indicaban que aquel era un ataque que no se podían permitir. En el lado de las casas, las mujeres intentaban ayudar con escobas a limpiar los cristales del asiento. En el lado de la carretera estaba yo intentando dialogar con el más anciano, que señalaba con el brazo a un grupo que perseguía a dos chichos colina arriba: llevaban mi mochila, la que dejé oculta detrás del asiento y que sólo contenía una cámara con apenas fotos. Los pillaron. Me trajeron la mochila. Se acercó el policía de tráfico de antes, nos indicó que esperásemos para ir a comisaría, a unos 500 metros de allí. Se acercó más policía, apareció una mujer, la única entre todos ellos; vestida con uniforme verde y sombrero imponente me sonrió y me tranquilicé. Mi mirada e inclinación de cabeza en señal de agradecimiento hacia ella le llegó y me volvió a sonreir… Qué maravillosa puede ser una sonrisa…

En seguida dos coches nos dieron instrucción de encajar el nuestro entre ellos y saldríamos de allí. ¿Os he dicho que estábamos en el barrio más conflictivo de Namibia y uno de los más peligros del África subsahariana?

KATUTURA des de la comisariaLlegamos a un recinto vallado y vigilado, la comisaría. La mujer uniformada de verde nos esperaba dentro, ya detrás del mostrador enrejado. Mientras ella iba escribiendo  a mano y en inglés perfecto un informe, llegaron los dos ladronzuelos detenidos, pasaron por nuestro lado, entraron en el recinto cerrado y por una puerta central supuse que los llevaban a los calabozos. La redacción del escrito transcurría con lentitud y buena letra, literalmente. Hablamos un poco, me comentó que ella no patrullaba por las calles de Katutura, no lo hacía ninguna mujer. Fueron a buscarla allí para que, haciendo una excepción, viniese a acogernos. Enseguida me di cuenta: querían tranquilizarnos con su presencia, y de verdad que lo lograron.

El informe no era tal, sino una denuncia: quería que la firmase acusando a los chicos. Pero yo no los había visto en persona cometer el delito y me negaba a hacerlo. Ella tenía tiempo, insistía, con suavidad  y con firmeza. Me lo explicó y lo entendí: necesitaban hacer constar de alguna manera lo que había pasado para poder actuar con aquellos chicos. Como decía antes, la comunidad no se lo podía permitir. Empezaban a ver una nueva luz, y esos comportamientos había que aislarlos y corregirlos. Sobre todo porque el turismo se estaba convirtiendo en una especie de nueva forma de generar trabajo y alegría en aquel entorno tan frágil.

Consensuamos y firmé un relato donde daba a entender con palabras parecidas a “parece ser que”, y añadiendo luego que las gentes del pueblo, a las que vi correr detrás de un par de personas a lo lejos, me devolvieron la mochila sustraída. La mujer-policía quedó satisfecha. Entendí que acabábamos de integrarnos en su colectividad, al menos ese día y a esa hora, haciendo lo que en su conjunto esta necesitaba para armonizarse de nuevo. No olvidemos que con nuestra presencia, obviamente sin quererlo, ocurrió un hecho desestabilizador.

Dos horas más tarde nos trajeron otro 4×4 y seguimos nuestro camino al desierto más antiguo del mundo, el Namib.

Esta anécdota nos puede parecer un acontecimiento lejano a nosotros; bien al contrario, sabemos que la naturaleza de este tipo de situaciones la hemos podido vivir, algunos más que otros, en nuestros entornos laborales, familiares, sociales, comunitarios.

Trabajando como directiva de equipos en la empresa privada, desde las primeras semanas en este tipo de responsabilidad lo vi claro: el equipo debe ser confiable y tener confianza en y entre sus miembros. En Katutura reafirmé la filosofía de la vida en grupo:

  • No importa lo que tengas, importa lo que eres, tu naturaleza humana.
  • La sensibilidad a vivir el “nosotros” la tenemos de nacimiento. Somos animales sociales, tenemos un cerebro social que nos permite conectar instintivamente con los otros. Sea cual sea tu apariencia física, tu estatus económico, tus bienes materiales, tu origen, tu cultura y tu educación, el nosotros existe siempre en las relaciones del “aquí y ahora”.
  • En cualquier circunstancia, tiempo y lugar hacemos grupo.
  • La armonía de la vida colectiva debe ser preservada por todos los integrantes: la responsabilidad nace en el individuo y luego se hace una puesta en común.
  • El latir común de un grupo se nutre de lo que une a sus individuos.
  • La persona más escuchada de entrada es la que tiene la voz de la experiencia.
  • La voz la damos a los que, con su experiencia y autenticidad, demuestran que procuran por el conjunto.
  • Nuestra responsabilidad, empezando por uno mismo, es confiar en esa voz-líder, o no hacerlo, o no hacer ni una cosa ni la otra.
  • Todo acto genera consecuencias, por acción u omisión. La confianza, o desconfianza, se genera en cada actuación.
  • Comportamientos distorsionantes de la paz en las relaciones de la comunidad deben ser identificados, perseguidos, aislados del resto del grupo, corregidos y, si es necesario, expulsados (un buen símil es comparar esta acción con lo que actualmente estamos haciendo con el COVID19).

Soy una enamorada del África subsahariana. En uno de mis viajes por la zona, una noche dormí a la intemperie en la que dicen es el área de donde salió el Homo Sapiens, nuestro principio como especie humana: el Makgadikgadi, una región hoy árida en Bostwana cuyo origen fue uno de los lagos más grandes de África que se secó hace más de 200 mil años.

Del sur del continente africano también proviene la filosofía ancestral Ubuntu, impresionantes reflexiones sociales que, a mi entender, necesitamos observar e integrar en nuestras relaciones para poder recuperarnos y transformarnos. Cuántas cosas provienen de esta zona, ¿verdad? ¿Casualidad, causalidad?

El Ubuntu contempla a la Humanidad como un todo y está en el extremo opuesto de la filosofía del individualismo. Apela a la solidaridad del grupo y, en este sentido, encaja a la perfección con la manera de proceder de muchos pueblos africanos; el grupo es donde sus individuos se apoyan unos en otros para sobrevivir en entornos normalmente hostiles. Como hizo el Homo Sapiens en los tiempos de mamuts y otros entornos agresivos. Seguir leyendo

Publicado en equipos de trabajo, liderazgo empresarial, personas, Relacions Ubuntu | Deja un comentario

Nuevos tiempos, nuevos líderes

Nuevos tiempos, nuevos líderes- 5 de mayo de 2020

Wokitalks con Arianna Martínez-Chile & Lucía Langa-Catalunya

A través de las plataformas on-line que facilitan reuniones, que tanto proliferan en estos días del estado de alarma, llevamos muchas horas de pantalla, abrazos virtuales, sonrisas sin voz y muchas, muchas ganas de compartir ideas, sentimientos y proyectos de todo tipo. Queremos reenfocarnos en una nueva manera, de vivir y convivir en este planeta, que empieza ya.

Ayer día 5 de mayo asistí a una conversación transoceánica entre dos mujeres potentísimas y experimentadas en la gestión de liderazgo. En la hora establecida para poder cuadrar horarios por franjas de la salida del sol, nos encontramos más de medio centenar de personas  frente a la luz del ordenador u móvil, para asistir a una danza armoniosa de reflexiones sobre el liderazgo que ya necesitamos  en la actual vida del post-covid19.

Lucía nos introdujo el concepto de responsabilidad como principal habilidad de un líder; aquel que tiene que dar un paso al frente y responder más que nunca en estos nuestros nuevos tiempos.

Arianna nos  invitaba a reflexionar sobre el rol del líder ahora, más allá de gestionar.

En momentos como este, Lucía espera de un líder que no se esconda, que esté disponible; no que tenga todas las respuestas, sino que sea próximo, que manifieste que también necesita el apoyo de otros para construir entre todos juntos. Como oyente en la distancia abro los ojos como platos: esto empieza a ser interesante; los líderes son como todas las personas “humanas”… Y redondea su introducción con una frase bien conocida que expresa el que después continuará: el hábito hace al monje, por lo que el líder debe vestirse a partir de ahora con un nuevo traje.

Venga, ¿y cómo lo vestimos, entonces? Y aquí ambas se adentran en los 5 atributos que vestirán al nuevo líder para facilitarle su rol en la gestión el día a día con visión de un futuro a co-construir.

Las 5 H’s de nuestro liderazgo.

  1. HEROÍSMO, el cotidiano, el “de a pie”; para hacer que cada día, uno detrás de otro, valga la pena a las personas que lo rodean. No cambiar de chaqueta, sino ser auténtico, sin esconderse.
  2. HUMILDAD, gracias a la cual el líder nos devuelve complicidad, compromiso, y genera confianza. Saca su lado más natural, comparte sus miedos para gestionarlos juntos. Con total “ecología”, es decir, sin hacer daño a nadie.
  3. HUMANIDAD, como capacidad de estar disponible; es la capacidad de “estar al servicio de”, que permite que el líder conecte la visión de cada uno en una más grande que nos engloba a todos.
  4. HONESTIDAD, que emana de la transparencia, la de tomar decisiones que a veces no son “populistas. Tiene que ver con la “holocracia” (sistema de organización en el que la toma de decisiones se distribuye de forma horizontal en lugar de ser establecida por una jerarquía tradicional).
  5. HUMOR, dentro de la seriedad del momento. Nos permite ser más livianos y avanzar. Pues habrán días negros, pero si nos dejamos ayudar como líderes, entre el otro que ayuda y el que se deja ayudar llegaremos más lejos.

Recordemos que la valentía no es no tener miedo. Un asistente nos apuntaba que también el líder tiene que aplicar la sindéresis, esa capacidad natural para juzgar correctamente.

webinar 05052020

¿Y la nueva normalidad? ¿Cómo será? Seguir leyendo

Publicado en equipos de trabajo, liderazgo empresarial, personas, Relacions Ubuntu | Deja un comentario